La parada militar de 1863 y la dignidad de Italia

Posted on Posted in Sin categoría

La parada militar de 1863 y la dignidad de Italia

19 de Septiembre de 1863
LA PARADA MILITAR DE 1863 Y LA DIGNIDAD DE ITALIA .
A raíz del gran prestigio de la entonces Asociación Contra Incendios de Valparaíso a nivel nacional, el 28 de agosto de 1863 el Directorio General recibió la invitación del Presidente de la República José Joaquín Perez para participar de la Parada Militar a efectuarse el 19 de septiembre en el Parque Cousiño (Parque O´Higgins) de Santiago.
Despúes de una serie de deliberaciones, el Directorio acuerda enviar a la 3ª Cía de Bombas "Cousiño", 6ª Cía. de Bombas "Cristóbal Colon" y 1ª Cía. de Hachas, Ganchos y Escaleras "La Unión" como representantes de la institución.
Una vez publicada la noticia en El Mercurio de Valparaíso, las molestias y voces contrarias a la participación de Bomberos en el acto civico-militar no se dejaron esperar, aludiendo a que los Bomberos de Valparaíso "no son una exposición circense para ir a divertir a la sociedad santiaguina que no dimensiona la importancia de esta institución en Valparaíso".
A pesar de todos los reclamos contra esta actividad, la delegación compuesta por las compañías antes mencionadas se embarcaron desde la Estación Barón con sus uniformes de gala, estandartes, bombas a palancas y carros portaescalas a Santiago.
En 1861 había sido proclamada oficialmente la unificación del Reino de Italia bajo el mandato del Rey Vittorio Emmanuele II, pero este nuevo Estado aún no era reconocido oficialmente por el Supremo Gobierno Chileno, probablemente por temor a comprometer su imagen frente a la influyente iglesia católica por el conflicto llamado "la cuestión romana". Así las cosas, los sestinos no podrían desfilar con su estandarte tricolor desplegado frente a las máximas autoridades chilenas en este acto oficial del gobierno.
Una vez llegada la delegación a la Estación Central de Santiago, los bomberos porteños fueron recibidos con gran entusiasmo por los santiaguinos, desembarcando sus carros fueron avanzando por la Alameda hasta encontrarse con el Alcalde de Santiago donde, desplegando mangueras, se lanzaron potentes chorros de agua desde las bombas Cousiño y Cristóbal Colon, mientras los zapadores armaban un puente de escalas. La multitud, al contrario de lo que se pensaba en Valparaíso, aplaudia los movimientos bomberiles con gran admiración y sana envidia ya que la capital aun no contaba con un Cuerpo de Bomberos como en el puerto.
Con grandes banquetes ofrecidos por distintas autoridades, los bomberos llegaron a sus dependencias asignadas para pernoctar a la espera del desfile del día 19 y fueron invitados a una función especialmente preparada para ellos en el Teatro Municipal.
Finalmente el 19 de septiembre las compañías se encontraban impecablemente formadas en el Parque Cousiño con su material rodante y sus estandartes desplegados a excepción de la Sesta que, con el fin de conservar intacta la dignidad de la patria italiana, el estandarte de Garibaldi fue enfundado en una vaina de cuero negro para pasar a rendir honores a las autoridades y al Presidente de la República, sorprendido profundamente por tan patriótica acción de los bomberos italianos de Valparaíso.
Meses despues, en diciembre, mediante cartas formales, el Gobierno de Chile reconoce oficialmente el Reino de Italia como un estado soberano, gracias quizás, en parte, a la digna protesta que efectuó la Sesta aquel 19 de septiembre de 1863.
Una vez de regreso a Valparaíso, el oficial a cargo de la delegación sestina, el Teniente Luigi Sada remite un patrótico parte al Capitano Petro Billa dando cuenta de las actividades efectuadas en la capital, detallando especialmente lo relacionado con el desfile del día 19 de septiembre.
El estandarte de Garibaldi aun se encuentra en nuestra caserma como testigo y protagonista de tantas historias, muy especialmente la de la Parada Militar de 1863.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *