Vincenzo Forno Vacca

Vincenzo Forno Vacca

Muerto en acto de servicio el 25 de septiembre de 1881
Un pavoroso incendio con la complejidad del tremendo viento del sur que azota al puerto, consumía una población del cerro Cordillera. La topografía del lugar hacía muy difícil, o casi imposible, las maniobras de la Compañía. Por otra parte, la confusión era enorme y las pertenencias del vecindario obstaculizaban la acción en la calle del Castillo. El agua de pozo era escasa; se necesitaba hacerla llegar desde la misma Plaza Municipal (Echaurren), con gran sacrificio bombeándola desde la bomba a palancas "Cristóbal Colon". Forno fue uno de los voluntarios encargados de llevar el pesado material cuesta arriba. Había efectuado varios viajes de acarreo, subiendo por tortuosas laderas. El esfuerzo era superior a la capacidad de un hombre corriente. Dos caballos desbocados, que huían del fuego, habían embestido a Forno causándole graves heridas, pero su esfuerzo era solamente explicable por la fortaleza de un gran espíritu. Estando herido continuo su trayecto subiendo un pesado gallo portamengueras.
De pronto estalla una tremenda explosión de nuevas llamaradas que arrastra tizones, chispas y escombros. Forno se pliega sobre sí mismo debajo del peso de sus arreos en el paroxismo de sus esfuerzos. Un lanzazo en el pecho, lo tumba el suelo en el sueño dulce y apacible de los justos... el corazón no pudo resistir lo que su espíritu. El italiano muere en la empresa.
La iglesia La Matriz se hizo demasiado estrecha para contener a toda la colectividad en la misa de réquiem. Lo mismo ocurrió en el cuartel de la Compañía, a donde fueron transportados sus restos con una guardia de honor. Con la concurrencia de todo el Cuerpo de Bomberos Valparaíso y de los delegados de Compañía y autoridades de Bomberos Santiago, a las 8 de la noche del día siguiente, en impresionante ceremonia bomberil, a la luz de las antorchas el cortejo condujo los llorados despojos al mausoleo de los héroes del Cuerpo de Bomberos, rodeados del dolor de una multitud de porteños que no dudaron en salir a despedir al bombero mártir. Expresaron su sentir en el camposanto el Intendente de Valparaíso Alberto Edwards y otras personalidades, mientras agradecía a nombre de la Sesta su Director Angelo Minetti.